Para que puedas realizar la prueba práctica, primero debes realizar la prueba teórica. Evidentemente esta última tendrás que aprobarla para dar el siguiente paso. Después de hacer la teórica, no debes pasarte más de seis meses para presentar la práctica. La Guardia Civil realiza este examen con el fin de verificar que le darás un buen uso y no harás daños.

No efectúan esta prueba para analizar si eres buen tirador. Igualmente, puedes utilizar un armamento de un amigo, quien debe ir contigo. También te dan la oportunidad de solicitar o llevar una de un centro de formación.

Procedimiento para prueba práctica

Cuando estés en la prueba práctica te someterán a una serie de pasos con el fin de comprobar tus conocimientos. Este examen consiste en cuatro partes en total. Conoce los requerimientos para la prueba de licencia de armas en su parte práctica:

1.- Manera de cargar el armamento

La primera parte consiste en el modo de cargar el arma. Te evaluarán de forma positiva si preparas de manera adecuada el arma para cuando se produzca el disparo. Te valorarán negativamente si no arreglas correctamente el dispositivo para que pueda dispararse.

Además, fallarás si colocas la boca de fuego del armamento en un sitio diferente al área de los blancos. Y también si haces un disparo en esta parte o si pones el dedo en la zona del disparador. Estos últimos son aspectos contraproducentes.

2.- Direccionalidad

El segundo paso es el de mantener la direccionalidad o el de saber apuntar. Para ello debes empelar bien tus globos oculares con el fin de que tengas una buena puntería con el blanco. Igualmente, toman en cuenta si usas correctamente tus miembros inferiores para que mantengas la estabilidad mientras apuntas.

Si no realizas estas dos acciones de manera correcta, entonces te evaluarán de forma negativa. Igualmente, te pondrán error si colocas la boca de fuego del arma en un sitio diferente al blanco. O si realizas un disparo mientras estás en dicho paso.

3.- Tiro del armamento

En el tercer aspecto comprende a la acción de disparar el arma, en este paso deberás hacerlo parado y sin algún respaldo. En cada tipo de arma es distinto. Por ejemplo en las armas largas rayadas o rifles, tendrás que disparar cinco veces a una diana de 50 centímetros de diámetro. Esta se encontrará a 25 metros desde donde hagas el tiro.

Para dicha parte, te valorarán de manera positiva si impactas la diana, por lo menos una vez de los cinco tiros. Aquí igualmente cometerás un error si no colocas la boca de fuego en el área correspondiente al blanco. Si disparas antes o después que te indiquen, no haber impactado ninguna diana o si quedan cartuchos sin disparar.

Para la prueba práctica de las escopetas, el examen es diferente. Para ello, tienes que disparar en dos oportunidades a una diana de 50 centímetros. Esta se hallará a 25 metros desde donde te encuentres. Para que obtengas resultados favorables es necesarios que tengas un buen plomeo del armamento.

No aprobarás si colocas la boca de fuego a un lugar diferente del blanco o si realizas un disparo sin que te lo digan. También si efectúas dos disparos sin hacer un plomeo correcto en la diana. Tampoco deberás dejar ningún cartucho sin disparar.

4.- Nueva carga

Por último, el cuarto paso es el de dejar de manera correcta la descarga. Ten en cuenta que te evaluarán positivamente si haces bien retirar del arma y sacar los casquillos que se emplearon. También dejar correctamente el arma lista para que se cargue nuevamente.

Te resultará negativo no realizar bien las acciones precisas para sacar los casquillos que se emplearon al disparar. Igualmente, si se te agota el período que te asignaron para dejarlo listo. O si por el contrario no la mantienes lista para una próxima carga.

Recomendaciones para solicitar el porte de armas

Cuando vayas a realizar el examen práctico tienes que mantener una mente clara y despejada. Esto con el fin de que te sientas cómodo para que sigas las normas que te exigen. Recuerda que la Guardia Civil también evalúa el resguardo, la seguridad, el respeto y el acatamiento de las mismas. Si no lo haces correctamente corres el riesgo de no aprobarla.

Una solución muy factible es la de descargar una aplicación para que te prepares sobre la prueba teórica. Es gratuita, ya que esta app te permite verificar el temario y las correspondientes preguntas. Cuando vayas a la prueba verdadera ya tendrás todos los conocimientos necesarios para que la apruebes sin inconvenientes.

Deja una respuesta